Homenaje a los AngryBirds

Queridos amigos, qué muerto he dejado esto. Tanto dedicarme al SocialMedia ajeno que al final uno termina descuidando el propio. Pero basta de palabrería para parecer interesante.

He querido desde este blog, hacer un homenaje al ÚNICO videojuego, después del Farmville, al que yo he jugado en mi vida, y que encima, pago cada vez cada actualización, hasta tal punto que pregunto a los CEOs de Rovio (la empresa desarrolladora) para ver cúando sale la próxima fase nueva, o si van a poner un ladrillo de color diferente, el caso es dar por saco.


Anuncio promocional oficial del juego

Ah, y la música, que me encanta… La canción original del juego está compuesta por Ari Pulkkinen, un experimentado compositor también responsable de la música de juegos como ‘Trine’, ‘Dead Nation’, ‘Outland’ o ‘Super Stardust HD


La versión original de Ari Pulkkinen


La versión de Pomplamoose, a mi juicio, la mejor.

Angry Birds (que en nuestro idioma viene a ser algo tipo “Pájaros Enfadados”) es un videojuego que creo la empresa Rovio por ese ya lejano 2009, y desde su creación el juego  ha sido adaptado a dispositivos de pantalla táctil, como los basados en Maemo, iOS, Symbian y Android.


Hasta ADELE sucumbe a este videojuego…

El éxito de este videojuego ha sido debido a su gran jugabilidad: es sencillo de entender, hay muchas fases y tiene unos colores y una música muy atractivas. No esperes nada especial, sólo que te entetendrás y punto. No hay que hacer difíciles estrategias pero si combatir enemigos: unos cerdos verdes que se han robado tus huevos, y tú que eres un pájaro darás tu vida por recuperarlos, lanzándote sobre los cerdos e intentar derribarlos.


¿Te imaginas que los pájaros y los cerdos firmaran un tratado de paz? Posiblemente pasaría esto…

En 2010, este juego tuvo más de 12 millones de descargas y quizá sea la más popular del año en la App Store de Apple.1 Además es también el juego más vendido de la historia en soportes móviles.

Actualmente la compañía trabaja en desarrollar versiónes para PC, Xbox360, PS3, HTML5 y otras plataformas. Sin embargo, Angry birds no es solo un fenómeno digital: los personajes son tan populares que la empresa está empezando a comercializar juguetes físicos de los pájaros y a futuro pretenden comercializar disfraces, dibujos animados y todo tipo de merchandising.

Rovio lanzó recientemente una edición especial del juego, llamada “Angry Birds Rio”, en marzo de 2011, basada en la película de Dreamworks “Río”, que iba de unos loros en peligro de extinción que caen en manos de unos cazadores furtivos.

Centro Cultural Santa Clara, un nuevo espacio multiusos en Sevilla

Hoy he estado junto con mi hermana visitando el Centro Cultural Santa Clara, un espacio multiusos recientemente abierto al público en el que se estña desarrollando una intensa agenda cultural gratuita que podremos disfrutar todos los sevillanos y todos aquellos que se acerquen por la Calle Becas, en la zona de la Alameda, muy cerca de la conocida Casa de las Sirenas.

Este nuevo centro cultural, se ubica en el que fue el Monasterior de Santa Clara, que está declarado como Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía. El edificio fue tiene una larga y rica historia constructiva, primero como palacio almohade, posteriormente de Don Fadrique, y convento de la compañía de las Clarisas hasta 1998, y fue comprado por el Ayuntamiento de Sevilla bajo acuerdo con el Arzobispado en 2001 (a excepción del templo y las dependencias anexas necesarias para el funcionamiento del servicio religioso), para su rehabilitación y restauración, con la finalidad de ponerlo en valor abriendo este conjunto al público y dotándolo de un proyecto cultural amplio ligado especialmente a la palabra y la música, cosa que no se ha hecho hasta este año debido a las largas fases de rehabilitación, que han consistido en una intervención arquitectónica y arquológica, sobre la superficie total del convento, que es de casi una hectárea (11.949,21 m2).

El proyecto que actualmente podemos disfrutar es el correspondiente a la primera fase, que ha sido inaugurada en febrero del presente año, que ha costado 8 millones de euros volver a poner en valor. El proyecto ha sido obra de los arquitectos José García Tapial, Juan García Gil y Carmen Hernández.

Desde este momento, se inició un proceso de rehabilitación e intervención arqueológica y arquitectónica, por fases y en continuo, hasta la extensión total del convento, 11.949,21 m2, más de una hectárea de espacios cargados de siglos de historia.

La primera fase de rehabilitación, ya finalizada, pondrá a disposición de la ciudadanía a partir de febrero de 2011 un importantísimo conjunto artístico-cultural prácticamente desconocido para el público. Estas intervenciones han supuesto una inversión de ocho millones de euros y unos delicados y muy cuidados trabajos de rehabilitación y restauración. Se ha recuperado un total de 8.000 m2 de los espacios aledaños al claustro principal, incluyendo los dormitorios, la enfermería y piezas, tan importantes artísticamente, como el refectorio y la antigua ropería o sala de murales de la primera planta (3.076,29 m2 construidos).

La verdad es que el espacio resultante, tiene un cierto carácter espiritual muy interesante, que dan a estos espacios recuperados un aire místico que los hacen perfecto para escuchar los numerosos conciertos que se organizan, además de tener sus salas abiertas a todo tipo de iniciativas culturales para complementar el panorama cultural de la ciudad de Sevilla.


Facebook
Twitter
More...

+ INFO
Centro Cultural Santa Clara
Calle Becas, s/n – 41002 Sevilla
Tfno: 955 47 13 02

Horario de visita:
De martes a domingo, de 10.30h a 14:00h y de 17.30h a 20.00h.

La pasarela elevada de Metropol Parasol

Que esta obra no deja indiferente a nadie, es cierto, así que en mi admiración hacia ella, dejo aquí algunas fotos de detalles que me han parecido muy singulares de mi visita sobre la pasarela peatonal que ofrece unas vistas increíbles de la ciudad de Sevilla, desde un entorno único.

El drama social de vivir en una ciudad de modernas y no serlo

A menudo me llegan miles de emails (uno es así, celebrity) y mis lectores, que son millones en mi imaginación, tienen el frecuente problema de ser pobres. Cuando digo pobres no digo pobres de los que Disney hacía películas en sus inicios (¿la dama y el vagabundo?), sino de esos pobres que aunque tienen para vivir, no pueden costearse el alto estilo de vida para el que predestinadamente fueron creados.

Indicios de que el ambiente de modernas afecta a una persona normal

Indicios de que el ambiente de modernas afecta a una persona normal

Esta generación de homeless-chic que en la que se configura mi masa lectora, de vez en cuando, hay alguien que se ha ido a una ciudad de modernas cuando para nada esa persona lo es. Dichas personas, que nadan en un mar de modernas, ocuparan mi artículo de hoy.

Incluso yo, a veces he sentido la necesidad de ser moderno, por la influencia de otros modernos de mi alrededor, adoptando la Actitud-Gaga: cualquier cosa vale

Hay ciudades más de modernas que otras. La ciudades a donde van las modernas no se han construido a base de la historia, los hechos o las tendencias, sino que se construyen por la tontería, esto hace que cualquier ciudad sea de modernas (en adelante, CDM) ya que las CDM las hacen las modernas que la habitan.

Las pintadas antimodernos empiezan a proliferar. Esta, encontrada en una calle cercana a la zona de la Alameda, la zona moderna de Sevilla

Podemos identificar una CDM cuando una moderna que conozcamos diga estas frases (el nombre de las ciudades puede variar):

  • París es otro rollo.
  • Si quieres ver musicales, Londres es tu hogar.
  • Madrid es el caldo de cultivo donde crece mi creatividad.
  • Aqui en Sevilla despierta todo lo bueno que no soy en mi ciudad.
  • Barcelona tiene mucha más superficie escénica que donde viví.
  • Bruselas me hace sentir lo que siempre me faltó.
  • Amsterdam ofrece tanta cultura que a menudo me siento afortunado.

Estas frases son las que construyen una CDM, y claro, tú como no-moderna tienes que utilizar técnicas de distracción porque tu drama social va mucho más allá, porque tú, inadaptado, no te integras, eres la escoria social de los hypsters de tu barrio.

modernas anónimas

A las modernas no les importa enseñar el sobaco, porque el sobaco siempre es tendencia

¿Qué hacer? Muy fácil amigos míos. Para vivir en una ciudad de modernas no siéndolo, la receta el éxito consiste en volverte radicalmente moderna: ser anti-moderna.

¿Cómo ser anti-moderna? Si Patrick Geddes definió el Think Global, Act Local a principios del siglo XX, tú tienes que darle la vuelta y hacer lo contrario: piensa local, actúa global; o traduciendo más vulgarmente: que todo el mundo vea de dónde vienes.

Así, dejarás claro a esas modernas incómodas que te rodean, que no sólo eres no-moderna, sino que además estás orgulloso de tu pueblo o de tu ciudad. Ellos, las modernas, se quedarán picuetas y podrás darles una bofetada de impacto porque nunca se imaginarán que estés orgulloso de donde vienes, ellos, que hasta se han puesto nombre artístico en su nueva ciudad.

Para llevar a cabo este singular cometido de destruir modernas, haz con ellos lo siguiente:

  1. Organiza días de tu tierra. Una moderna que se precie JAMÁS se sentirá orgulloso de su localidad, e intentará disimular que es de Albacete así le cueste un estrangulamiento con un falso bolso de Marc Jacobs. Por tanto, si por ejemplo eres andaluz, invita a tus amigas hypsters a una sesión de chill-jazz y cuando estén todas sentadas ponles un disco de Raya Real y entona la canción “La Novia del Campesino” mientras decoras las paredes con farolillos. Su cara irá de la pokerface a la deathface y nunca más volverá a invitarte a ninguna de sus raves en sus apestosos pisos de estudiantes en alguna zona de modernas de la CDM pertinente.
  2. Desea y posee todo lo que una moderna odia. La moderna de pro siempre va en taxi, pero ella odia el transporte rodado. La moderna culta nunca ve películas pero si ve series. Lamoderna in no tiene reflex, tiene instagram en el iPhone. Déjalos KO con la siguiente receta: diles que vas a hacer un viaje para cultivar tu interior y de repente móntalos en un coche, en hora punta, camino a un centro comercial, y expresa tu deseo de mirar ofertas y comparar precios. Tu vulgaridad derretirá su lánguida figura y jamás querrán volver a estar a tu lado en un viaje más allá de cruzar el paso se cebra.
  3. Busca algo que te haga diferente. Una moderna usa pantalón de pintillo de colores porque las demás modernas lo usan. Salen en fotos pero siempre mirando hacia abajo en plan “estoy cansado de esta vida de sufrimiento” porque las demás modernas también lo hacen. Puedes diferenciarte de ellas saliendo sonriendo en las fotos, mostrando que eres optimista y que incluso si te lo propones, puedes comprar ropa en algo tipo Primark.

Y siguiendo estos sencillos pasos, mi querido lector, que vives en un océano de modernez siendo tú la mancha de aceite que ensucia, encontrás la salida, y podrás vivir en paz, acorde con tus principios. Un cálido abrazo.

Pd: le dedico este post a mi querido amigo Manolo, que lo mismo después de esto no lo es ya tanto.