Homeless-chic

Querido lector:

Si eres una persona que se cree con una vida interior, huye de esa idea y sé lo que el rebaño quieres que sea, y hoy en día, la tendencia es ser “homeless-chic“, una nueva forma de vida que se está imponiendo y que está avalada por los mercados bursátiles decadentes y los políticos de España.

Ser homeless-chic es maravilloso, es un nuevo estatus de vida, una forma de ver el entorno mucho más creativa y dinámica que todo lo anterior conocido. Seguramente tendrás una carrera universitaria, y tus padres aún te mantienen, mientras que tu día a día se basa en actualizar infojobs para ver si te han escogido de una oferta de trabajo.

Si esa es tu rutina, quiero que sepas que eres afortunado. Miles de españoles ya siguen esta tendencia y miles de ellos han encontrado en las sustancias psicotrópicas salidas más que acertadas a esta situación, así que si tienes una copa a mano, y algún licor, es momento de empezar a beber.

Homeless-chic es un estado de la vida en el que tienes todo para ser feliz y encumbrarte al éxito, pero el momento actual hace que solo recibas a cambio palos e incomprensión. ¿Quieres una casa propia? no es posible querido lector, pero sin embargo, puedes irte a Ikea, y pasar largas tarde jugando con tus amigos a cómo sería vuestra vida emancipados, y te lo pasaras teta.

Ser homeless-chic a pesar de destruirte la mente, por un estado depresivo constante, consigue que siempre luzcas estupendo, porque en esta constante incertidumbre de no saber cúando te llamarán para un trabajo, tu físico luce mejor que nunca, siempre estás delgado y a causa del hambre que pasas y las disenterías esporádicas por ingerir productos que llevan meses en la nevera pudriéndose luces un maravilloso abdomen plano, y otras veces, hinchado, que exteriormente se asociará a un embarazo piscológico o a gases, y serás siempre tema de conversación porque te tomarán por loco o por comer ovíparamente.

Aparte de estas evidentes ventajas, los Homeless-chic tenemos una forma de ver la vida muy estupenda que coolhunters de todo el mundo están dando a conocer. Esta forma de vida consiste en añadir lujo y ostentación a todas nuestra tareas vulgares del día a día. Por ejemplo, pongamos ejemplos por sexos:

Bañarse con los pendientes de tu abuela fallecida es un buen remedio si eres Homeless-chic hembra para no caer en la locura de saber que no tienes donde caerte muerta

Si eres mujer, y en casa de tus padres hay bañera, no dudes en ponerte las joyas de tu madre, y darte un baño enjoyada cuando ella no esté en casa. También puedes poner una escoba al revés en la cocina, y echarte crema NIVEA por la cara, y entrar de golpe en la cocina haciendo como la que le echas la bronca a la criada, por supuesto, filipina. También puedes meter lacasitos en un frasco de análisis de orina y cuando estén en familia, tomarte algunos compulsivamente, echando un poco de espuma por la boca mientras te desvaneces en el sofá. No dudes en montar una escena, eres pobre, no tienes donde caerte muerta, puedes hacerlo.

Ser un falso HIPSTER es una salida de los homeless-chic macho, que pueden disfrazarse de modernos con la ropa vieja prestada

Si eres hombre, el movimiento homeless-chic está a tu favor porque puedes ser un HIPSTER, es decir, una persona que va echa un mamarracho con las prendas viejas de tus antepasados pero que ante todo combina todo con gafas grandes, lo cual es maravilloso y muy barato. Tu mejor aliado es un poco de aliento a alcohol y una corbata levemente desabrochada. Una barba de tres días ayuda pero siempre mantente distante y da respuestas cortas y afirmativas. Por ejemplo, si te preguntan: “¿hijo quieres comer?” tú responde “la comida era un privilegio que tenían los obreros, y del que yo ya nisiquiera disfruto“. Al igual que en el caso de la mujer, añade dramatismo a todo.

¿Eres homeless-chic? No lo dudes, mírate el bolsillo, mira en donde vives todavía, y contéstame luego.

Anuncios

14 comentarios en “Homeless-chic

  1. Eres grande David! Me ha encantado esta new-philosophy; me he sentido idenditicado en algunas cosas. Soy claramente un homeless-chic pero no me siento un hipster.
    Un besazo

  2. Bueno, yo a la vista está lo Homeless-Chic que soy aunque todavía me falta llegar a la parte del vientre plano por el hambre y tengo que mejorar en el dramatismo de mis acciones. Una vez más, BRAVA! 🙂

    • Entrar en la rutina del dramatismo es todo un acierto, pero acuérdate que tus actos dramáticos no tendrán valor sino está al menos levemente borracha. Puedes simularlo echando agua en un vaso para vodka y simular estar ebria, si no bebes.

  3. Querido Deivid, espero puedas ayudarme, tu que eres un referente social y mediático. Ya no vivo con mis padres sino con mi amante (y marido part time) en Londres, ciudad de la mamarrachería y la espantaja. Cuando salgo a la calle me siento soso, aburrido, ni llevo un look excéntrico, como escapado de un video de Lady Gaga, ni tampoco parece que se me haya caido el tendedero encima, con prendas aleatoriamente seleccionadas colgando a mi alrededor. Quiero ser (o al menos aparentarlo) homeless-chic ¿Qué puedo hacer? Sólo tú puedes ayudarme.

    Atentamente, un lector asiduo y fan total

    • Querido Manuel, tu comentario me ha llegado muy dentro, y tengo las entrañas revueltas porque en honor a tu pregunta haré mi siguiente post, que irá sobre no-modernas por europa y sobre los dramas sociales que ello conlleva, y te usaré vilmente como ejemplo gráfico. Yo te daré la receta en el siguiente post de cómo sobrevivir en una ciudad de modernas cuando uno mismo ha nacido sintiendo el sol que refleja la Giralda.

  4. gran post! me encanta el paseo por IKEA… yo sin ser HOMELESS CHIC tb sueño con decorar mi piso, quizas por mi condicion de RENT CHIC… LOWCOST HOME?… eres un artista!

  5. Por favor, que pechá de reir! Te has superado, fren! BRAVA! Me identifico plenamente con todo lo que dices, y para muestra, mi humilde (pero chic) aparición en la imagen de cabecera del post.
    Lloro lágrimas negras de rimmel barato mientras bebo agua del grifo simulando que es vodka del caro, del que anuncia Lady Gaga, mientras releo tu post.
    BRAVA!

    • Yo ya fui un homeless-chic en su día bañado por el sol trianero, y aunque sigo siendolo, ahora estoy a otro nivel, a otra altura, concretamente a 700 metros sobre el nivel del mar. De hecho david y yo lo descubrimos hace tiempo, cuando paseando por el Ikea, nos dimos cuenta que habia un mundo de posibilidades en nuestra imaginación, y que chocaba dramaticamente con la realidad de vivir en el bajo de una caja vieja, con tantas humedades que crecian pulpos en la paredes y que a la mínima de cambio se anegaba.

      David, nadie mejor que tú para describir esta tendencia, que se basa en largos años de práctica y conocimiento. Te lo digo desde mi casa en los Alpes vestido de chandal y preparando un baño para poder flotar boca abajo despues de tomarme un copazo de agua con gas.

      • que maravilla esa ensoñación que me presentas, y que tiempos aquellos cuando íbamos por Ikea pensando en todo aquello que merecíamos y toda la decoración que podían sustentar nuestros corazones de guadalquivireros! esta tendencia dará mucho que hablar, y no será la última vez que escriba sobre los homeless-chic!

  6. Pingback: El drama social de vivir en una ciudad de modernas y no serlo |

  7. Pingback: Como afrontar las navidades cuando no tienes casa pero sí un Ikea cerca |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s